Reseña: Mosquitoland (David Arnold)

|| martes, 16 de febrero de 2016
Mosquitoland (David Arnold)

Autor: David Arnold
ISBN13: 9780451470775
Edición: eARC • 2015
Categoría: Road Trip • Realistic Fiction | Young Adult
Idioma: Inglés • GoodReads • Headline
Rating:
Sinopsis:
Después del repentino colapso de su familia, Mim Malone es arrastrada de su hogar en el norte de Ohio a los "páramos" de Mississipi, donde vive en un entorno medicado con su padre y nueva madrastra. Antes que el polvo se asiente, se entera que su madre está enferma en Cleveland.

Así que abandona a su familia y se sube a bordo en un bus Greyhound directo al norte hacia su hogar real y madre real, conociendo así muchos viajeros peculiares en el camino. Pero cuando su viaje de diez mil millas toma giros que nunca pudo haber previsto, Mim deberá enfrentar sus demonios, redefinir sus nociones de amor, lealtad, y lo que significa estar cuerdo.

Reseña: Mosquitoland


Muchos lectores nos caracterizamos por escoger lecturas basadas únicamente en que tan bonita es la portada. Mosquitoland no tiene una portada que, por alguna razón, me hace imaginar una historia diferente a la que me entregó. La veo, e inmediatamente mi mente, la categoriza como una biografía o algún tema muy serio de África :v Quien sabe que cosas hay en mi cerebro.

Debo decir/advertir antes que cualquier cosa que esta historia es narrada por una antiheroína. Así que, esta historia, sobre todo su protagonista, va a ser muy complicada para algunos de entender/disfrutar.

Obviamente al ser un personaje e historia conflictiva, a mí me encanto.

Como la portada indica, esta es la historia sobre una chica y un bus y el desastre que desencadena más desastres.

Más de una vez comenté que el road trip es una categoría de libro que adoro, da una gran oportunidad de encontrarnos con personajes peculiares y añorables. Mosquitoland no fue la excepción, creo que tener una narradora como Mim hizo la historia más interesante. Quiero decir, ¡Esta narrado mediante entradas de diario y cartas!

Y Mim tiene una forma de contarte las cosas muy entretenidas.

“Okay, fine. Officer, my name is Betty, and this is my brother, Rufus, and we’re from Cleveland. A few years back, I was self-diagnosed with abandonment issues and—”
“Self-diagnosed?”
“What did I say?”
“You said self-diagnosed.”
“That’s right.”

Este es otro libro donde nos encontramos con una enfermedad mental como gran eje de la historia, a diferencia de algunas otras novelas, que aunque realistas y a veces trágicas, romantizan ligeramente la historia, en Mosquitoland sentí el otro lado. Generalmente este tipo de libros nos traen el mensaje de tomar una enfermedad de manera bastante seria y apoyar a quienes la tiene, en Mosquitoland es ¿qué tal si esa preocupación por la persona con problemas mentales es demasiado?

Es difícil de explicar sin contarte un spoiler.

LO POLEMICO


Hay dos o tres decisiones en la historia que dejó a muchos lectores molestos, un tanto indignados. No voy a defender las decisiones, es más, una me hizo sentir bastante incomoda.

No sé si porque al final, las cosas resultan a su manera rara o el hecho que haya sido la única opción, pero he terminado disfrutando el libro, no puedo decir que he perdonado todo, sobre todo Poncho Man, solo que la cosa es esta: No siempre hacemos lo que deberíamos, más aun si eres adolescente, no justifico, solo resalto una realidad. Qué bonito seria que a los 17 todos hubiéramos sido tan maduros como los adolescentes de los libros. Lástima la realidad no es esa.

Mosquitoland no va a gustar a todos, es eso que llaman: Problematic Fave (favorito problemático), puedo ver todo lo que está mal, pero aun así me gusta.

¿Continuara la historia? ¡No se sabe! Tiene un final que me hace rogar que sí, o al menos una historia corta. ALGO.

Gracias a:
HEADLINE PUBLISHER
¿Te gustó lo que viste? No olvides seguir al blog en Facebook, GoodReads. Pinterest, Tumblr, Twitter y correo
author image

Ella Zegarra

Soy un gato psicópata y criticón, pero ¿qué gato no lo es? No tengo conciencia por lo que puedo disfrutar interminables horas de silencio. | | Usuario del Espíritu. Sigo esperando mis alas, mi trono y mi corona.
g

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada