7 jun. 2017

Reseña: Camp Dork (Pack of Dorks #02)

Camp Dork (Pack of Dorks #02) by Beth Vrabel

Beth VrabelGoodreads

Lucy y su pandilla están de regreso. Esta vez Sheldon convence a Lucy, Sam, April y Amanda de ir todos juntos a un campamento de verano; Camp Paleo: Vive como un cavernícola. Y como los cavernícolas, elo tendrán que vivir sin aire acondicionado o piscina temperada. Aprenderán arquería y a escabar en busca de fósiles. Y la abuela vendrá también, ella tomará el trabajo en la cafetería del campamento de al lado

En el último minuto, Sam no puede unírseles y va al campamento de gimnasia. Lucy se pregunta porqué lo extraña tanto... no es como si él fuera su novio o algo. Porqué la palabra "novio" la hace enrojecer, incluso cuando solo lo está pensando? Necesita distraerse. Entonces Mr. Bosserman aparece, el viejo y renegón líder del campamento quién no dará su brazo a torcer sobre la parte cavernícola del campo. El viejo necesita algo que lo haga más agradable, y Lucy conoce a la persona correcta para el trabajo: la Abuela.

Con una pareja lograda exitosamente, Lucy empieza ver futuras parejas potenciales en todos lados. Y juntar parejas la distrae de esa pregunta al fondo de su cabeza: ¿Está enamorada de Sam? Pero cuando las parejas empiezan a juntarse con la persona equivocada, la pandilla se desmorona, todo ante la inquietante mirada de una super secreta blogger que escribe sobre las campistas. Y para empeorar, un ladrón está robando a todos menos a Lucy, haciéndola ver a ella como la culpabe. Pronto Lucy está sola de nuevo, tratando de arreglar todos los líos que armó y a enfrentarse a sus sentiemientos. Y si lo hace mal, la pandilla se perderá para siempre

Reseña Camp Dork


La primera vez que leí a Beth Vrabel fue con su libro debut, Pack of Dorks, libro con el que quedé completamente encantada con la autora, esta vez con la continuación de ese primer libro, recordé porqué es que me gusta tanto.

Campamento de Raritos


Está vez la pandilla de raritos lleva todas sus travesuras a un campamento donde la gran Lucy tendrá que aprender un poco más sobre que realmente significa ser amigo, así ella no quiera.

En el primer libro, Beth Vrabel me recuerda un poco a ese dibujo que pasan por Cartoon Network, Clarence, porque eran niños, siendo niños, pero ahora en Camp Dork, la pandilla está un poquito más grande, y sus problemas y dudas también están haciéndose más complejos.

Sheldon has a thing for dinosaurs. And by a thing, I mean brachiosaurus-sized obsession. (He even has me saying word like brachiosaurus. The things you do for friends)

Camp Dork sigue teniendo la frescura y sentido del humor que tanto me gustó del primer libro. Retrata muy bien de quienes están a punto de entrar a la adolescencia, sobre todo en como manejan los problemas que cada vez son más adultos, como el saber donde encajar, si es que lo hacen, o el romance que está empezando a asomarse, así no quieran que eso suceda.

Puedes sentir bastante claro como los niños están a muy poco de dejar de serlo, y duele un poquito (sobre todo si tienes hermanos chiquitos que estan más o menos en la misma edad 💔😂💔)

This was the year I finally learned that being a friend is more important than having a lot of friends

En Camp Dork, Lucy aprenderá que madurar puede ser un poco amargo y sobre todo que no se puede tener siempre la razón por más que uno esté seguro que la tiene, mientras que a uno como lector nos hará reforzar más la idea que cuando éramos niños, nuestra vida era sumamente más fácil ¿A quien se le ocurrió que era buena idea hacerse adulto? Al menos a mi no dejaron elegir.

Entradas Relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario